Pagina Principal      
      Contributors                                   
      reflexiones                                    
      libros                                    
      Río+20 Guía rápida del usuario
      innovaci ón                                    
      El PNUMA en acción                
      En detalle  
      WWW                                
      Star                                
 
 
 
Oportunidad única


Helle Thorning-Schmidt

Primera Ministra de Dinamarca

Hace 20 años, la primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, celebrada en Río de Janeiro, incorporó el tema del desarrollo sostenible a la agenda internacional. Ahora el mundo se reúne de nuevo en la Conferencia Río+20, en la misma ciudad, para dar paso a una nueva era en la esfera de la sostenibilidad.

La población mundial sobrepasó los 7.000 millones de personas el año pasado, y se prevé que para 2050 llegue a los 9.000 millones. Según las estimaciones, en el transcurso de los próximos 20 años la demanda mundial de recursos crecerá entre el 40% y el 60%. La presión sobre los ecosistemas y recursos naturales del mundo será enorme. Si no hacemos nada, la base de nuestra economía empezará a deteriorarse. Al mismo tiempo, el cambio climático y la degradación del medio ambiente plantearán desafíos para todos los pueblos de nuestro planeta.

La Unión Europea (UE) y sus Estados miembros consideran que la Conferencia Río+20 es una oportunidad única de asegurar un compromiso político renovado con el desarrollo sostenible y de lograr resultados concretos y ambiciosos. La UE ha promovido enérgicamente una agenda ambiciosa para Río+20.

La UE ha propuesto que uno de los resultados operacionales de Río sea una guía para la economía verde. La guía debería fijar plazos para cumplir medidas, metas y objetivos específicos a manera de aporte significativo al desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza, y abarcar una amplia gama de esferas, como la energía, el agua, la agricultura, los océanos, las ciudades y los productos químicos. También debería abordar cuestiones intersectoriales tales como la eliminación de los subsidios perjudiciales, la reforma fiscal ecológica y la financiación innovadora. La guía para la economía verde será un conjunto de medios para lograr el desarrollo sostenible, que fijará algunas pautas comunes para todos los países, pero permitirá que cada uno siga su propio camino según sus necesidades y circunstancias particulares. Cada país recibirá asesoramiento y asistencia técnica del sistema de las Naciones Unidas y las instituciones financieras internacionales, de manera coordinada, para poder poner en práctica sus planes individuales de lograr una economía más verde. Consideramos que esta propuesta tiene un gran potencial para promover la transición global hacia una economía verde.

No obstante, los gobiernos no pueden promover esa transición global por sí solos. Para eso se necesitan la participación, la dedicación y el compromiso de todos los interesados. La UE destaca que el sector privado y la sociedad civil desempeñan un papel clave en el crecimiento ecológico y la promoción del consumo y la producción sostenibles a través de la inversión, las asociaciones entre el sector público y el privado, y la investigación y la innovación.

Se espera que la sociedad civil y el sector privado también tengan una participación destacada en Río. Estos grupos harán importantes contribuciones a la Conferencia y alentarán nuevas ideas, una nueva inspiración y nuevas asociaciones entre todos los interesados. Los organizadores brasileños han previsto nueve mesas redondas con representantes destacados del mundo empresarial, la comunidad científica y las organizaciones no gubernamentales, quienes tendrán la tarea de presentar recomendaciones a la serie de sesiones de alto nivel sobre aspectos tales como la seguridad alimentaria, el desarrollo sostenible para la erradicación de la pobreza y la energía.

Por otra parte, necesitamos una nueva forma de medir el crecimiento económico que tenga plenamente en cuenta el aprovechamiento de los recursos de nuestro planeta y que integre los aspectos económico, social y ambiental de una manera equilibrada. Si talamos todos nuestros bosques y pescamos todos los peces de nuestros cursos de agua, tal vez tengamos un crecimiento económico inmediato, pero, al mismo tiempo, estaremos destruyendo nuestro potencial de crecimiento futuro. Por ello, la UE cree que debemos ponernos de acuerdo para elaborar indicadores que complementen el PIB e integren todas las dimensiones de la sostenibilidad de una manera equilibrada. Necesitamos una medida que nos brinde un panorama real del progreso. Necesitamos saber si estamos bien encaminados para lograr la sostenibilidad.

Para establecer metas globales de sostenibilidad y hacer frente a los retos que se avecinan, necesitamos una estructura sólida de gobernanza internacional. Es preciso reformar el marco institucional para el desarrollo sostenible, y para la UE se trata de una alta prioridad en Río. La UE ha propuesto revitalizar el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente a fin de que el sistema de las Naciones Unidas responda más eficazmente a las necesidades relacionadas con el medio ambiente en el contexto del desarrollo sostenible.

Dinamarca ha demostrado que el crecimiento económico no aumenta necesariamente la utilización de los recursos. Durante los últimos 30 años, la economía danesa ha registrado un crecimiento significativo, mientras que el consumo de energía se ha mantenido casi constante. Desde la década de 1980, la proporción de energía renovable en relación con el consumo final de energía ha ido constantemente en aumento y ahora representa cerca del 22%. Hace poco aprobamos una nueva estrategia nacional de energía que supone una reducción del 34% de las emisiones de gases de efecto invernadero antes de 2020 (partiendo del nivel de 1990) y en la que se prevé la construcción de nuevos parques eólicos importantes cuyo efecto combinado será equivalente al consumo de energía de 1,5 millones de hogares daneses. Nuestro objetivo es que el consumo de energía de Dinamarca sea 100% renovable para 2050.

Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas, ha presentado una iniciativa que tiene por objeto lograr la “Energía Sostenible para Todos” antes de 2030. Se trata de un plan ambicioso en el que se fijan objetivos concretos respecto de la energía renovable, la eficiencia energética y el acceso a la energía. Espero que el ejemplo de Dinamarca en esta materia sirva de inspiración a otros países, empresas privadas y organizaciones de la sociedad civil y que estos se comprometan con la iniciativa del Secretario General en Río. Del compromiso es muy necesario si queremos garantizar la transición global hacia una economía verde, transición que beneficiará a todos los países, sea cual fuere su nivel de desarrollo.

No queremos un mundo donde la competencia por unos recursos escasos genere luchas y conflictos dentro de los territorios nacionales o entre los distintos países. Queremos un mundo donde podamos crear y compartir el crecimiento económico sobre la base de los principios de la sostenibilidad y aprovechando las oportunidades inherentes a un futuro de recursos cada vez más escasos, por nuestro propio bien y por el bien de las generaciones futuras.

Download PDF