Pagina Principal      
      Contributors                                   
      reflexiones                                    
      libros                                    
      Río+20 Guía rápida del usuario
      innovaci ón                                    
      El PNUMA en acción                
      En detalle  
      WWW                                
      Star                                
 
 
 
Daryl Hannah


No te esperas que Miss Universo se interese por cuestiones de tipo práctico, pero Leila Lopes –la actual poseedora del título– está demostrando ser una excepción en muchos sentidos. Ha hecho suya la lucha contra la degradación de las tierras y la desertificación, y asistirá a la cumbre de Río+20 para ayudar en el empeño de persuadir a los gobiernos de que deben hacer que sea una “cuestión prioritaria”.

Sin duda, necesita mucha más atención de la que recibe. Dos decenios atrás, fue el tema del tercero de los tres instrumentos importantes acordados en el marco de la primera Cumbre para la Tierra, pero no ha recibido tanta atención como la que se ha prestado a los otros dos, los relativos a la diversidad biológica y al cambio climático. Sin embargo, la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CLD) se ocupa de uno de los desafíos más formidables que encara el medio ambiente.

La secretaría de la convención afirma que normalmente “entre nosotros y la extinción” no hay nada más que de seis a diez pulgadas de capa superficial del suelo, no obstante, cada año, se pierde para siempre la asombrosa cantidad de 75.000 millones de toneladas de esa capa. Dicho de otro modo, 12 millones de hectáreas de tierras productivas en las cuales se podría cultivar 20.000 millones de toneladas de cereal, desaparecen cada año, en una época en que el aumento de la población y del consumo está generando una creciente demanda de alimentos.

La Sra. Lopes nació hace 25 años, en Angola, uno de los países más afectados –y parte de las tierras secas que cubren el 40% de la superficie terrestre del planeta y que alberga una población de 2.700 millones de habitantes– pero dice que antes de ser adulta no era “consciente” del problema, ya que vivía cerca de la playa en la ciudad costera de Benguela. Su interés se despertó, explicó a Nuestro Planeta, cuando asistió a una reunión “que me hizo comprender cuán grave era la degradación de las tierras, su repercusión en el medio ambiente, y la manera en que afectaba especialmente a mi continente, África, y al resto del mundo”. A principios de este año fue designada Embajadora de la CLD para la promoción de la causa de las tierras secas.

La Sra. Lopes plantea que “es necesario que los gobiernos asuman el compromiso de tratar de encontrar una solución al problema de la degradación de las tierras, de compartir conocimientos y hallar formas de recuperar la misma cantidad de tierras que se pierden cada año”. “La demanda de alimentos seguirá aumentando en todo el mundo, por tanto, hay que salvar las tierras para que la gente pueda cultivarlas y ganarse la vida”.

Y añade: “Las tierras secas no son tierras baldías. Se piensa que como las tierras están secas y yermas se deben abandonar porque no se puede hacer nada con ellas, pero no es así. Es importante que la gente entienda que estas tierras se PUEDEN salvar y que PODEMOS cultivarlas. Si invertimos en nuestras tierras y enseñamos a la gente técnicas de cultivo sostenible apropiadas, estaremos haciendo algo bueno”.

Entiende que su misión es generar parte de la atención que falta, y explica: “si empezamos a educar a la gente en estos temas, podremos hacer algo. Como Miss Universo, puedo hablar y contribuir a que haya más conciencia sobre el problema de las tierras secas y la desertificación. Puedo crear mucha conciencia porque a nivel internacional los fans desean saber qué estoy haciendo y qué causas apoyo. Y cuando asista a la Cumbre Río+20, este tema lo promoveré lo más ampliamente posible. Se trata de nuestro futuro”.