Quiénes Somos

por Achim Steiner, Sub Secretario General de las Naciones Unidas y Director Ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

PNUMA y la Economía Verde– Cuatro Décadas de Desarrollo

Reunión de Ministros de Medio Ambiente Marcará el Aniversario 40

Hace 40 años en la capital Sueca de Estocolmo inició la historia cuando en una Conferencia de las Naciones Unidas sobre el futuro de la humanidad y el planeta se propuso a Kenia y su capital como un centro internacional para asuntos medioambientales.

Entre las preocupaciones sobre la polución del aire, la tierra y los mares, el aumento en la pérdida de las especies y la destrucción de los bosques debido a las lluvias ácidas, los gobiernos acordaron que un cuerpo de las Naciones Unidas se estableciera para ser el  encargado de coordinar la respuesta global a esos retos.

Entre junio de 1972 y la Asamblea General de las Naciones Unidas de ese año, muchos países ejercieron presión para tener la Sede de esta nueva institución  medioambiental, incluyendo México, India,  USA y el reino Unido.  

Pero al final Kenia ganó el debate diplomático, convirtiéndose en el primer país en desarrollo en ser base para una Sede de las Naciones Unidas.

El PNUMA, como se denominó, tuvo su primera sede en el Centro Internacional de ConferenciasKenyatta.

Fotografías en blanco y negro fueron tomadas el 2 de Octubre de 1973 en la celebración inagural, donde se muestra al presidente Kenyatta, firmando, custodiado por seguridad,  mientras el Canadiense Maurice Strong de 43 años, el primer Director Ejecutivo atiende de pie.

Dos años más tarde, el PNUMA se trasladó a lugar actual en Gigiri donde funcionaba antes una finca cafetera; hoy en día le da empleo acerca de 1130 empleados nacionales e internacionales, y actúa como un centro para las redes estratégicas de las oficinas regionales en Bangkok, Ciudad de Panamá, Washington DC, Ginebra y Bahrain.

Sin embargo, para muchos kenianos en su rutina de la vida diaria, el PNUMA y su  trabajo pueden parecerles remotos.

Originalmente se estableció para coordinar el conjunto de actividades sobre el medio ambiente del sistema de Naciones Unidas y para dar apoyo científico a los países miembros sobre las tendencias emergentes en el cambio medioambiental.

El énfasis sobre lo científico es quizás el aporte más significativo del PNUMA, lo cual a su vez ha permitido a los gobiernos negociar tratados claves a nivel mundial para abordar crisis medioambientales emergentes.

El Protocolo de Montreal sobre substancias que afectan la capa de ozono – el escudoprotector que filtra los niveles peligrosos de los rayos ultravioleta, es un caso en cuestión.

En 1980 se volvió claro que ciertos químicos utilizados en neveras y extinguidores entre otros, estaban dañando la capa de ozono. Para el 2010, este tratado del PNUMA ha coordinado la desaparición de más de 100 de estos gases dañinos.

Sin el Protocolo de Montreal los niveles de las substancias que afectan la capa de ozono se habría incrementado diez veces más a 2050,lo cual hubiera resultado en 20 millones más de casos de cáncer de piel, 130 millones más de casos de cataratas en los ojos, para no mencionar el daño al sistema inmunológico humano, a la vida salvaje y a la agricultura.

Avances científicos y negociaciones de tratados continúan a la fecha.Sólo hace pocos meses, los gobiernos de todo  el mundo se reunieron en Gigiri para avanzar en planes de acuerdo mundial sobre el mercurio –un metal pesado que afecta el sistema nervioso.

El Sombrero Locoen Alicia en el País de las Maravillas se llama de esta forma porque antiguamente los que fabricaban sombreros utilizaban el mercurio para fortalecer los bordes de éstos.

A finales de 1980, cuando el mundo se enfrentaba a entender las implicaciones del aumento de los gases de efecto invernadero, el PNUMA y la Organización Mundial Meteorológica establecieron el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático.

Su trabajo científico está a la vanguardia de la evaluación de riesgos y es también un punto de referencia para los gobiernos sobre las tendencias y el impacto global del calentamiento; así como también  los resultados de Panel han jugado un rol clave en la decisión de establecer la convención del Clima de las Naciones Unidas,y el tratado de reducción de las emisiones, lo que se conoce como el Protocolo de Kioto.

Siguiendo la famosa Cumbre de la Tierra en 1992, el PNUMA tuvo la oportunidad de desarrollar más su trabajo como una agencia de implementación de un nuevo fondo multibillonario, elFondo del Medio Ambiente Mundial.

Kenia ha estado dentro de los países en vía de desarrollo en donde se han desarrollado paneles solares y energía eólica que a su vez apoyan a los gobiernos y a los inversionistas extranjeros a instalar energía renovable. 

La expansión del potencial de energía geotérmica de Kenia en el Gran Valle del Riftha sido posible en parte, gracias al proyecto del PNUMA de crear nuevas técnicas de perforación más efectivas y a menor costo.

Desde el 2008, la organización ha liderado la Economía Verde como una forma de generar desarrollo y empleo, pero de forma tal que se pueda mantener las huellas de la humanidad dentro de los límites ecológicos.

La política energética de Kenia de sus últimos años es parte de la transición del nuevo compromiso de restaurar y rehabilitar sus ecosistemas.

Parte del trabajo sobre Economía Verde ha sido evaluar y comunicar a los gobiernos los servicios enormes que la naturaleza ofrece, pero que hasta hace poco estuvieron invisibles en las cuentas nacionales de pérdidas y ganancias.

Aquí en Kenia, el PNUMA se ha asociado con el gobierno para establecer una evaluación del complejo del bosque Mau, que en las últimas décadas ha perdido cerca del 30% de su extensión.
Un estimado de los servicios que este bosque genera – agua de un sistema de doce ríos que por ejemplo alimenta al Maasai Mara y al Lago Nakuru; fertiliza la industria del té y los depósitos de carbón – aportan alrededor de $1.5 billones al año a la economía de Kenia.

Este estimado es un punto de apoyo a  favor del balance para su restauración, más que para la degradación de esta invaluable riqueza.

Comúnmente los que están por fuera creen que las Conferencias de las Naciones Unidas son como un festival de discursos, pero lo cierto es que apoyar a 190 naciones en que se pongan de acuerdo y cooperen a veces puede ser frustrante.

Usualmente el beneficio real, especialmente respecto a las acciones medioambientales sobre lo que acuerdan las naciones, solamente emerge años o incluso décadas más tarde.

En la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible en Johanesburgo 2002, al PNUMA se le pidió liderar una sociedad con el fin de acelerar la desaparición mundial de gasolina sin plomo: el plomo es particularmente dañino para el cerebro de los niños y jóvenes.

Desde entonces, cerca de 80 países en desarrollo incluyendo Ghana, Kenia, Tanzania, Sur África, Vanuatu y otros tantos del Caribe han removido el plomo de los combustibles del transporte y sólo hasta ahora se empiezan a ver los grandes beneficios.

Los científicos calculan que las mejoras en IQ, reducción de las enfermedades cardiovasculares y la disminución de la criminalidad están entre los US$2.4 trillones de beneficios asociados a librar al mundo del plomo.

Este beneficio económico puede ser incluso mayor si otras enfermedades y factores como el cáncer y el aumento urbanístico donde los impactos del plomo son más altos, hacen parte de los cálculos.

Este es un ejemplo de cómo las medidas medioambientales y las acciones tienen estrecha relación con los factores sociales y los temas sobre pobreza, equidad y formas de vida.
Kenia se ha beneficiado de ser el anfitrión del PNUMA, pero también el PNUMA se ha beneficiado por estar en África del Este.

La inspiración, la determinación, humildad, humor, consejo y apoyo por parte de alguien como el premio Nobel de PazWangariMaathai ha dado forma a esta institución, en la medida que ha sido posible construir confianza para seguir el camino  evitandocaer el statu quo. 

Entonces, qué nos queda a futuro?Mientras que los ministros de Medio Ambiente se reunirán en Nairobi en Febrero de 2012 para la reunión anual de Concejo de Gobierno del PNUMA, todos los ojos están volcados sobre la Cumbre de la Tierra de 1992.

Río+20 que se llevó a cabo en junio, probará ser una oportunidad donde la iniciativa de la Economía Verde se pueda mover hacia una forma directa y espontánea de mirar, para lograr un desarrollo sostenible de 7 billones de personas, que se incrementará a 2050 a nueve billones.

Hace 40 años, los retos que enfrentaban las personas y el planeta, ahora son una realidad.
Algunos gobiernos, incluyendo Kenia y Alemania, están señalando que el tiempo de fortalecer el PNUMA como una Organización Mundial para el Medio Ambiente está por llegar.

La aparición del PNUMA a partir de Estocolmo 1972 fue para muchos una sorpresa – si para junio 2012 se mueve la historia del PNUMA a otro nivel, sólo el tiempo lo podrá decir.