El galardón

Samson Parashina, Kenia
Campeón de la Tierra 2012 - Iniciativa de Base

Crecí como hijo del jefe y me convertí en guerrero. El papel de un guerrero es liderar e inspirar a las personas.

Placa de Campeones de la Tierra 2011

Para la séptima edición de los Premios, el escultor Robert Warren hizo algunas modificaciones menores en el diseño original de la placa de Campeones de la Tierra. Como en 2010, la placa estaba hecha a partir de materiales reciclados pero el nuevo diseño tenía líneas más suaves y cristal pintado que trajo la “llama” a la vida y sirvió como vibrante metáfora para los laureados de 2011, faros de esperanza para el medio ambiente.



Trofeo de Campeones de la Tierra 2010

Los trofeos de Campeones de la Tierra 2010 fueron creados por el Profesor Yuan Xikun, un escultor chino asentado en Pekín y donados al PNUMA para su uso durante la ceremonia de los Galardones Campeones de la Tierra. El año del Tigre en 2010 es un año que trae buena fortuna. Como protector del bosque, el tigre es el guardián del Verde de donde la buena fortuna emana. La escultura muestra un tigre volviéndose solemnemente hacia atrás como buscando compañeros advirtiendo silenciosamente contra los actos humanos irresponsables como la deforestación, caza furtiva y el deterioro del ecosistema.

Placa de Campeones de la Tierra 2010

La placa de Campeones de la Tierra de 2010 fue creada por Robert Warren, un diseñador keniano. La placa comenzó en un patrón de madera. Más tarde, esta reproducción se hizo después tras realizar una impresión en arena y fundirlo en una aleación de aluminio. Cada fundición requiere una gran limpieza, esto es por lo que el acabado se realiza a mano. El combustible empleado para fundir el metal es aceite usado de motor y la aleación para crear estos productos se consiguió de la chatarra de motores de coches. El cristal coloreado para las inserciones es también reciclado.

Trofeo de Campeones de la Tierra 2009

El trofeo de Campeones de la Tierra era pequeño, una versión de cristal de una escultura creada por el escultor chino establecido en Pekín Prof. Yuan Xikun, y donado al PNUMA para su exposición en la sede Nairobi, Kenia. La base de la escultura es una tierra que se calienta debajo de un iceberg que derrite el calor. Dos cachorros y su madre se sitúan en la punta del iceberg al que se aferran para sobrevivir. El cambio climático, que está causando la desaparición del hielo marino, está reduciendo el hábitat esencial del oso polar y supone una gran amenaza para su supervivencia. El calentamiento del Ártico es dos veces más rápido que el de la media mundial. El área del Océano Ártico cubierta por hielo se hunde cada verano y el hielo resultante se ha hecho menos grueso. La pérdida de hielo marino provoca que los osos polares tengan que usar más energía para localizar a sus presas y la escasez de alimentos. Todo ello lleva a una mortalidad más alta entre los cachorros y a una reducción del tamaño entre los cachorros de primer año y los adultos.